Una investigación de la Keck School of Medicine de la University of Southern California (USC), en Estados Unidos, sugiere que la terapia hormonal, cuando se toma dentro de los seis primeros años desde ocurrida la menopausia, puede retrasar la progresión de la aterosclerosis subclínica, la acumulación de placa en las arterias que es la base fisiopatológica para que tiempo después aparezcan los eventos vasculares (accidentes cerebro vasculares, infartos de miocardio… entre otros).

Autor Prof. Jose Luis Neyro. Coordinador de Tutorías del Master.