undefined

PERFILES EN MENOPAUSIA

Hoy inauguramos una serie de entrevistas con profesionales de primer nivel que participan y colaboran en el Máster de Climaterio y Menopausia. Este espacio está dirigido a conocer sus puntos de vista en aspectos relevantes de la formación académica, la educación sanitaria y, por supuesto, a conocer su perfil humano y profesional.

 

SINOPSIS PROFESIONAL

El Doctor José Luis Neyro nació en Bilbao, España, hace ya muchos años y desde su más tierna infancia manifestó su deseo y su inclinación por ser médico. Sin embargo, solo se decantó por la ginecología y el cuidado de la mujer en el cuarto año de su licenciatura en la Universidad del País Vasco cuando conoció al que sería primero su profesor, luego su jefe y finalmente su amigo, el Prof. José Ángel Portuondo (por desgracia fallecido prematuramente en un accidente de tráfico aéreo en 1985). A partir de ahí comprobó la versatilidad de una especialidad que combina las técnicas más complejas, tanto quirúrgicas como médicas, con el cuidado más tierno e incluso la atención a la salud (materna y fetal al tiempo, modernamente incluso, la embrionaria....) y su mantenimiento durante toda la vida. Desde entonces y hasta hoy, un largo devenir puede resumirse en su CV (que está accesible en www.neyro.com/about ).

ENTREVISTA

P. Lo primero que nos gustaría conocer es ¿cómo se ha producido su vocación hacia la divulgación y la formación de otros profesionales de su campo?

Estoy firmemente convencido que el conocimiento que va más allá, incluso que la reflexión sobre la información disponible, no serviría de nada si no se comparte, si no se entrega y si no se extiende. La comunicación científica, que es más que contar cosas, que es transmitir, debe formar parte sustancial de mi trabajo y hacer llegar el conocimiento a más personas es la base para su progreso, que es el de todos finalmente. No concibo la medicina sin la comunicación del conocimiento ni tampoco sin la obligada divulgación científica; de aquí lo de la existencia de www.neyro.com hace casi veinte años.

P. Desde su experiencia ¿por qué es tan importante la formación de un profesional sanitario y, en especial, en un campo como la menopausia?

Para empezar, por algún punto crucial, podríamos argumentar que en las facultades de medicina no se abordan los problemas consecutivos a la transición menopáusica. Aunque no se sea ginecólogo son hechos probados que el 95% de las mujeres van a pasar por esa época y hasta un 80% de ellas perderán mucho de su calidad de vida con los cambios del climaterio. ¿Cómo podemos olvidar algo tan prevalente y que condiciona a tantas personas su calidad de vida? La formación continuada en menopausia, en endocrinología ginecológica, diría yo, es básica para cualquier profesional interesado en la salud de la mujer.

 

P. ¿Cree que el sistema sanitario en el que se desenvuelven los profesionales actualmente les ofrece suficientes oportunidades y recursos para formarse, teniendo en cuenta que el paciente y el propio sistema son grandes beneficiarios?

Lamentablemente en la asistencia que se presta, en general en nuestro sistema sanitario, prima más la cantidad que la calidad porque los profesionales hemos permitido que la sanidad sea un instrumento de la lucha política. Ello prostituye los fundamentos de la propia asistencia y los reorienta hacia la metodología, por ejemplo, por encima del objetivo final que no puede ser otro que el paciente, verdadero centro de toda nuestra actividad. En ese contexto, la formación continuada de los profesionales del sistema sanitario al que alude en su pregunta, o no existe o es insuficiente a todas luces...., y sin embargo es incluso una exigencia reconocida por las leyes (y no solo en nuestro país sino en muchos otros que exigen la pertinente recertificación cada cierto tiempo). Por tanto, el profesional tiene que mantener ese espíritu constante de actualizarse, de concocer novedades, de mantener su formación continuada; es básico para su trabajo y lo exige su profesionalidad.

 

P. Usted imparte formación presencial y sin embargo coordina las tutorías los profesionales del Máster que es un curso 100% online. ¿qué resaltaría de los aspectos clave de las actividades online?

En un mundo lleno de agendas y exigencias, de compromisos múltiples y necesidad de reconocimiento incluso económico, la formación on line del profesional de la salud de la mujer se abre paso de la mano de la digitalización progresiva de nuestra sociedad como una herramienta adaptada a las nuevas exigencias de este siglo. La formación continuada exige horas que la presencial difícilmente permite para muchos profesionales. De ahí que conceder al alumno la posibilidad de organizar su tiempo, adecuar su agenda a su exigencia y facilitarle la posibilidad de que la maestría se adapte a sus horarios es la solución ideal para permitirle esa imprescindible formación continuada que su trabajo demanda. La formación continuada del futuro será masivamente on line…, o no será.

 

P. ¿Qué es lo que generalmente le exige el alumno a su tutor mientras esté inmerso en un proceso formativo, en un curso o en el máster, especialmente si tiene un carácter no presencial?

La experiencia nos dice que estar al otro lado del computador no es sinónimo de “no estar”; solo debe significar estar en otro lugar pero con la presencia de ánimo, de resolución de dudas, de orientación que precisan las tutorías en general, máxime si son online. Debe tenerse en cuenta que los alumnos de esta maestría (de muchos otros másters en general) son YA profesionales, muchos acreditados incluso, que precisan debate, confrontación de ideas, comentario a sus intereses, respuestas a sus interrogantes más allá a veces del propio temario. Así es como yo concibo la formación on line a este nivel.

 

P. ¿Considera que la calidad de la formación online es equiparable a la presencial en la actualidad, o dicho de otra forma, es justificable que algunos sigan considerando la educación online como una modalidad de “segundo nivel”?

Unas preguntas antes defendía la formación online como uno de los pilares de la formación continuada de profesionales en áreas de su especialidad no desarrolladas durante la formación básica o insuficientemente desarrolladas entonces. No creo que la clasificación deba ser ya formación presencial vs on line; en realidad deberemos hablar mejor de buena formación o insuficiente o mejorable formación continuada. Nuestro objetivo en nuestra maestría es que los alumnos consideren la nuestra, como una formación continuada de excelencia; en ello estamos entre todos hace ya años en www.unimastercym.org.

 

P. En su experiencia, ¿cree que los profesionales de la medicina cuentan con la suficiente motivación e incentivo para apostar por su formación en el medio sanitario actual? Y nos referimos a una visión global, dado que su actividad como formador la realiza en un escenario absolutamente internacional.

No hay que renunciar a ningún ámbito efectivamente, porque la formación continuada no tiene fronteras, más allá de la de la cerrazón intelectual o la desidia que son comunes en determinados ámbitos. La motivación no puede llegar desde el incentivo externo, porque dura lo mismo que esa partida presupuestaria (por cierto, inexistente en nuestro sistema sanitario….), sino que forma parte de una actitud personal, mucho más importante, muchas veces incluso que la aptitud, (que siempre es perfectible) y que tratamos de engrandecer, precisamente con la formación continuada. Los profesores aprendemos cuando transmitimos el conocimiento; es la base de nuestro enriquecimiento personal que va más allá de cortapisas y de las mezquindades de sistemas anclados en el pasado y alimentados por el nepotismo, cuando no por la mediocridad. Los ámbitos de la formación deben tener como límite el conocimiento y este está (debe estar…) en constante renovación. Dudar siempre es el método de trabajo.

 

P. ¿Qué le diría usted a un profesional que tiene muy poco tiempo disponible, y muchas responsabilidades profesionales, personales o familiares y sin embargo necesita encontrar una fuerte motivación para consolidar y ampliar sus conocimientos?

Si ha pensado de esta forma, ese profesional está en el camino correcto aunque todavía no lo sepa; si se cuestiona su tiempo, si reflexiona sobre la posibilidad de ampliar sus conocimientos, si valora sus responsabilidades profesionales ya ha descubierto su necesidad aunque aún no tenga claramente identificada la solución. La motivación de mejorar y prosperar es inherente a nuestra vocación médica; esto va más allá de un sencillo “saber más”; es la consecuencia del compromiso con la excelencia que está indefectiblemente unido a esa inclinación que nos hace (a algunos…) seguir estudiando cada día. A ese profesional yo le diría que nosotros hemos diseñado un camino que puede facilitarle esa tarea, pero siempre contando con su esfuerzo: progresar a veces duele, pero la recompensa es infinita. ¡¡¡Adelante!!!